martes, 24 de septiembre de 2013

¿Qué enseña la escuela?


Vivimos en un mundo que se caracteriza por el cambio permanente, la escuela debe adaptarse a ello, repensarse a si misma ¿Qué es lo importante? ¿Cómo llegar a ello? ¿Cuáles son los desafíos a asumir? Lo cierto es que todas estas preguntas requieren una respuesta del conjunto, y los siguientes párrafos pueden ayudarnos a reflexionar.  



Educar: estrategia y contenido
En los últimos meses se han discutido los cambios que una reforma educativa significa; no obstante, la discusión es y será siempre respecto a un planteamiento fundamental: ¿qué se enseña en la escuela?


En la escuela se ha privilegiado la enseñanza de contenidos, soslayando que los alumnos aprendan estrategias para convivir, solucionar problemas, entablar relaciones satisfactorias y cuidar su cuerpo y su entorno.


El reto de las instituciones educativas es que el alumno desarrolle habilidades cognitivas que permitan la construcción de conocimientos, pues constituyen las bases para el logro de los aprendizajes. Es fundamental que los estudiantes aprendan a inferir, analizar, parafrasear, usar analogías y metáforas con el fin de acceder a nuevos aprendizajes. Por ende, la didáctica debe permitir al alumno no sólo resolver problemas, sino identificar el proceso que siguió para hacerlo, esto si se pretende desarrollar competencias y alcanzar los estándares nacionales. Los educadores lo lograrán si redefinen y aprenden a orientar sus estrategias de enseñanza, advirtiendo que éstas deben orientar los procesos de enseñanza y aprendizaje. Al inicio deberán permitir que el docente reconozca el objeto de estudio y la organización para el aprendizaje. Durante el proceso deberán permitir identificar, conceptualizar y organizar los conceptos implicados, delimitar el objeto de estudio, definir sus características, estructura, causas e implicaciones, y establecer su conexión con otros. No obstante, no deben soslayarse estrategias que paralelamente permiten identificar y mantener la motivación en la tarea, y que faciliten integrar los distintos aspectos abordados, derivar una síntesis y conclusión o perspectiva crítica de los mismos, así como valorar lo aprendido.

El desarrollo de habilidades cognitivas es resultado del uso de estrategias de enseñanza, más no del contenido que se aborde. Por ello es preciso que el educador reflexione sobre sus estrategias de enseñanza considerando, fundamentalmente:

a) las pautas de selección de sus estrategias,

b) el propósito o la intención de éstas, y

c) el aprendizaje que logran los alumnos con ellas.


En este análisis será importante que el educador identifique las estructuras textuales del discurso oral y escrito que emplea; la perspectiva desde la cual organiza y aborda el discurso, los aspectos que resalta de éste, y las pautas de interacción que promueve con y entre los alumnos.


Desde esta perspectiva, lo que se enseña en la escuela debe ser pertinente para los alumnos de distintas culturas, pues incluso es un derecho fundamental. En este sentido, el educador debe ser sensible a las características de sus alumnos y a lo que ellos le pueden aportar. Es decir, la escuela debe impartir, además de contenidos curriculares, aquellos presentes en el entorno educativo inmediato; por tanto, es momento de reconocer que las grandes desigualdades entre los seres humanos de este país son resultado del menosprecio hacia las distintas formas de pensar y de vivir de culturas milenarias, que por cierto podrían enseñarnos a entender y vivir una relación distinta con nosotros mismos y con nuestro entorno natural.


El educador necesita recapacitar respecto a la oportunidad que le brinda participar de la experiencia educativa de otros seres humanos que tal como él esperan vivir y disfrutar a plenitud su encuentro. Es indispensable comprender que las nuevas generaciones enfrentan disyuntivas en las cuales la propia sociedad las ha colocado; por ello, la escuela debe enseñarles a tomar mejores decisiones, puesto que las de generaciones anteriores no han sido las adecuadas. Así, el reto es darles la posibilidad de desarrollar habilidades que les permitan encontrar soluciones a los problemas que han heredado, y participar en acciones conjuntas para superar los logros que como sociedad hemos tenido.


Impulsar estrategias destinadas a lograr el aprendizaje de nuestros alumnos requiere que cada día nos preguntemos como docentes: ¿qué se enseña en la escuela? Finalmente, es momento de reflexionar sobre nuestro compromiso con las nuevas generaciones.





Autora
Angélica Irene Hernández González
Subdirectora técnico-pedagógica de Educación Comunitaria.
Postulante a doctora en psicología y académica de la UNAM y la UPN.
En: Alas para la equidad Nro 16

2 comentarios:

Freddy Miguel Novoa dijo...

Yo vi una película que se llamaba karate kid en el que el profesor decìa"no existen malos alumnos,sólo malos maestros" me pregunto si eso es verdad,pq para mí es relativo

Fredy Rojas Bernal dijo...

Te desafio a resolver este PROBLEMA matemático

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis Blogs

Google+