martes, 3 de septiembre de 2013

¿Para qué aprender?


¿Y esto para qué me sirve? Cuando se instala en el aula esta pregunta, muy probablemente la partida está perdida. Si triunfa un criterio meramente utilitarista de la educación entonces se deja de aprender. Esta forma de actuar es torpe, no puede ver más allá de sus narices, y difícilmente se vaya a rectificar ¿No será porque socialmente es el pensamiento dominante? Los párrafos siguientes tratan de responder la pregunta del título.


 Reflexión para no olvidar la luna
Las noches de tranquilidad pueden mostrar mucho al alma; a Borges, en su poema La luna le permitió notar con claridad que el aprendizaje por sí y para sí puede ser estéril. Aunque el poema es más largo, en doce versos lo muestra con magnificencia.

Cuenta la historia que en aquel pasado tiempo
en que sucedieron tantas cosas
reales, imaginarias y dudosas,
un hombre concibió el desmesurado
proyecto de cifrar el universo
en un libro y con ímpetu infinito
erigió el alto y arduo manuscrito
y limó y declamó el último verso.
Gracias iba a rendir a la fortuna
cuando al alzar los ojos vio un bruñido
disco en el aire y comprendió, aturdido,
que se había olvidado de la luna.


Enseguida confiesa el autor que esta historia es ficticia, pero puede figurar el maleficio “de cuantos ejercemos el oficio de cambiar en palabras nuestra vida” ¿Por qué escribiría esto un hombre tan importante en la literatura? La historia muestra la dificultad de aquellos que desean conciliar la realidad de las frases insertándose como astillas en la intimidad de los cuerpos frente a un mundo que parece ser ajeno a las letras y sus tesoros.


Esta separación entre las reflexiones profundas y la realidad cotidiana ha sido motivo de reflexión y melancolía desde los filósofos más antiguos hasta nuestros días. Pero, surge entonces una gran duda. Si todo esto fuera cierto –irrefutable- y si fuera también cierto que el valor más grande de la educación es formar personas que se interesen por aprehender el conocimiento de manera permanente, ¿son los genios ese tipo de personas?, ¿el valor más alto de la educación es formar personas aisladas e incomprendidas, que se olviden de la luna? Para resolver la cuestión hay que pensarlo desde dos puntos.


1) Cabe decir que la división entre la teoría y la práctica, las ideas y los hechos, no ha sido más que un poco fantasiosa en la historia. ¿De qué hablan las teorías si no es de la realidad?, ¿de qué hablaba Freud si no es de los seres humanos y sus problemas?, ¿Einstein no escribió sobre el universo y el universo no es, acaso, esto que conocemos y por donde pasan nuestras manos al agitarlas en el viento? La filosofía, las teorías y todas las palabras hablan sobre la realidad porque no pueden dejar de hablar de algo tan sentido y vivido por alguien como cuando digo cama, perro, nostalgia o alegría.


2) El conocimiento humano puede modificar las situaciones que parecen no tener respuesta inmediata. Cuando una persona toma la decisión de comenzar un canal de riego en la loma solamente porque sí, se trata de un hecho afortunado. Sin embargo, si alguien construye el canal en el mismo punto porque conoce las explicaciones sobre la fuerza de gravedad, las tradiciones de arquitectura de la región, su soporte matemático y algunas experiencias de otras latitudes, entonces se trata de una decisión soportada por la experiencia de miles de años.


Así pues, se aprende para construir, para disfrutar, para caminar en medio del tiempo, pero sobre todo, se aprende porque el conocimiento generado por la humanidad está ahí; vidas y vidas han pasado con todo lo que cabe en una vida para producir una sola de las obras de la humanidad, ¿imaginan lo que debió suceder para que sobreviviera la Iliada a Occidente?, ¿lo qué debió suceder para que sobreviviera el Tének a la historia y su filosofía?

 Se aprende sobre todo, porque se es valiente y se es humano.



Autor
Isidro Navarro
Licenciado en sociología
Extraído de
Alas para la equidad.
Órgano informativo del Consejo Nacional de Fomento Educativo,
Año 4, No. 38, marzo-abril, 2012




No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis Blogs

Google+