viernes, 1 de abril de 2011

Ideas para la alfabetización audiovisual

Ideas para la Alfabetización Audiovisual

Vivimos en un mundo que cambia, la influencia de

los medios audiovisuales y digitales es cada vez mayor. La pantalla del televisor no es la única que capta la atención, ahora compite con el monitor de la PC y con el celular. Estos han creado un “Currículum cultural”, y todos aprendemos de ellos, pero ¿Cuáles son los intereses que movilizan estos medios? Muchas veces los beneficios económicos particulares se privilegian ante el bienestar general, y las ventajas de unos pocos quedan legitimados y “naturalizados”.

Humanidad estimulada en lo emocional y deprimida en lo intelectual.

Los medios audiovisuales recurren permanentemente a las emociones de los destinatarios, como medio de capturar su adhesión, creando nuevos tipos de sometimiento. Este “Currículum cultural” se opone al desarrollado en las escuelas, que está basado en los libros, y hace aparecer a esta como “desactualizada” y que “no responde a los intereses de los jóvenes”.

Ante todos esto fenómenos ¿Qué podemos hacer desde las escuelas, para que las personas “manejen” los medios, y no sean manejados por ellos? Algunas ideas que van en ese sentido son las siguientes:

  • Romper con el mito que identifica las representaciones audiovisuales como reflejo fiel de la realidad. Una foto editada es una foto trucada, de la misma manera, todos los productos televisivos son editados, quedando impresa en ellos, la ideología del editor.
  • Introducir el plano ideológico como parte del análisis crítico de los mensajes. Nada es neutro, ni inocente, y es necesario tomar conciencia de ello.
  • Promover la capacidad de elaborar mensajes audiovisuales. De esa manera tomar conciencia de las operaciones encubiertas que hay en ellos.
  • Estudiar los productos audiovisuales de consumo masivo, como medio para reconocer los mensajes que nos permanecen ocultos.
  • Abocarnos al análisis crítico de los archivos que están en Internet, cómo circulan, y los criterios de validación.
  • Introducir el estudio de los mecanismos puestos en juego en las publicidades, como medio de defendernos de estas “nuevas necesidades”
  • Realizar reflexiones críticas a la utilización del miedo, como herramienta para aislar a las personas, impidiendo la solidaridad.

La escuela debe tomar partido frente a las nuevas formas de comunicación audiovisual, y debe hacerlo para estimular una verdadera democracia, sin que existan nuevas formas de dominación y fijación de sentidos

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Por ejemplo, la imagen que ilustra su mensaje no responde a la realidad científica actual sí a la idea "el hombre viene del mono", que era en el siglo XIX la bomba cultural, pero que en el XX, con la genética y los nuevos descubrimientos, se deshinfló, pasando a la idea de la evi¡oloción actual que es mucho menos intuitiva.

Es sólo un ejemplo de lo que critica: cómo una imagen deformada inserta en la mente de los estudiantes una idea falsa.... sin que quepa después discurso racional que la rebata.

En esta imagen (es sólo un ejemplo, repito) comienza con un chimpancé (especie actual, debería aparecer un ardipiteco) después aparece un ser intermedio (¿australopiteco? pero no eran así), luego algo parecido a un neandertal, luego un sapiens (y después un chiste).

Pasan entre el primero y el último 8.000.000 de años y entre los dos últimos 50.000. La deformación es evidente.

Sé que vd. no tiene por qué saber estas cosas, pero para que vea cómo se introduce, sin saberlo, la ideología a través de la imagen.

Un saludo

Anónimo dijo...

Desde hace un tiempo, hay un crítica cada vez más acentuada a los contenidos de los medios de comunicación. Se condena también, el carácter deformante de la realidad de los mensajes que -se asegura- involucran una intencionalidad de obtener beneficios económicos, engañando a las mayorías de aquellos que los consumen. La critica se extiende también -aunque la nota no lo dice- a metamensajes de contenido político o ideológico de "los medios" que, "contrarios a los intereses populares", terminan convirtiendolos en instrumentos de "la clase dominante" o "grupos corporativos" y por ende antidemocráticos.
Veo como, mucha gente adopta acríticamente este discurso y lo repite amplificando sus efectos de desconfianza generalizada. De alguna manera se esparce una especie de teoría conspirativa, acerca de estas, verdades a medias, que podriamos ejemplificar en las siguientes frases, oídas por mi: "los medios mienten", "Responden a los intereses de los grandes grupos económicos" "Están mandejados por el imperialismo", etc.
Se despierta en mi una natural desconfianza, frente a tanta unanimidad de criterio sobre esta maldad intríseca de "los medios". Lo primero que observo es que no todos los medios responden a los mismos grupos, o son ideológicamente uniformes, o están ligados de alguna forma a un gran e improbable pool de empresas periodísticas que aplicarían una orquestada y bien coordinada campaña de deformación deliberada de la realidad. No encontré evidencia cierta de esa conspiración, que intuyo, es muy difícil de lograr, teniendo en cuenta las propias contradicciones y diversidad de intereses comerciales de los grupos periodísticos. Sin embargo, tengo que compartir que hay deformaciones, pero muchas de ellas no son deliberadas, ni hechas ex profeso con malas intenciones económicas o políticas y solo reflejan, como todas las actividades humanas, los puntos de vistas particulares de los periodístas o editores que las provocan. Otras si, son deliberadas, pero solo un porcentaje del total, nunca "Todos mienten, todo el tiempo" algo insostenible como política de comunicación.
Creo que la crítica está motivada políticamente, y tiene que ver con el momento particular del enfrentamiento entre el principal grupo periodístico y el gobierno nacional, también tiene que ver con una corriente intelectual, que en otros lugares del mundo, hacen ver y la mayor parte de las veces con razón, los peligros de creer ciegamente en la prensa de cualquier tipo.
Ahora, en América Latina, los regímenes autoritarios de cualquier color político, siempre tuvieron enfrentamientos con el periodísmo, vale recordar las desapariciones y ejecuciones extrajudiciales de la década del 70, en El Salvador, Guatemala, Colombia, Chile, y en nuestro país. En Cuba, también hay que decirlo, muchos periodístas fueron encarcelados y los medios no son un problema, no porque no deformen la realidad, sino porque son todos oficialitas y reproducen el discurso del gobierno. Mismo caso en el mundo árabe y en las dictaduras de Africa.
Ante la preocupación por la calidad del mensaje, antepongo la libertad de difundir todos los mensajes y la formación de los personas como ciudadanos con juicio crítico para evitar esas posibles manipulaciones, de hecho no todos son vulnerables a esa supuesta colonización del sentido, que tanto se teme. Decir "todos los medios mienten, todo el tiempo" es mentir. Repetir las sandeces de algunos medios oficialistas también es dejarse manipular. La prensa deber ser libre y mientras esto ocurra, siempre habrá alguna radio, algún diario o periodísta que tendrá la credibilidad sufiente para lo que creemos es la versión adecuada de la realidad.
Todo lo dicho no son más que ideas pensadas un poco improvisadamente y motivado por el interesante artículo publicado.

Alberto Christin dijo...

Anónimo dijo "Creo que la crítica está motivada políticamente, y tiene que ver con el momento particular del enfrentamiento entre el principal grupo periodístico y el gobierno nacional" lo que objetivamente es un error, no estoy alineado con ningún oficialismo. Para ser breve creo, como docente en "Cuando enseñes, enseña a desconfiar de lo que enseñas", De eso se trata, obviamente existen intereses de clase, que tratan de naturalizar conceptos que los benefician, en necesario reconocer los artilugios que se usan.
Saludos cordiales

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis Blogs

Google+