martes, 24 de agosto de 2010

Un niño, una computadora: "El día después".

Es un reconocido especialista en materia de introducción de TIC (tecnologías de la información y la comunicación) en la educación. Aquí, Mariano Palamidessi, reflexiona sobre el "modelo un niño, una computadora" y advierte que la distribución de computadoras es sólo el primer paso.

En los últimos años, diversos gobiernos nacionales y subnacionales (provincias, estados) de los países de la región están impulsando proyectos de integración de las TIC en las aulas. De algún modo, se puede decir que estas iniciativas han surgido como producto de una "ventana de oportunidad" vinculada con: a) la buena situación fiscal de los países y de algunas provincias, b) la creciente competencia y la baja tendencial de los costos del equipamiento informático portátil, c) la voluntad de los gobiernos por generar medidas de alto impacto político en una coyuntura histórica marcada por el peso creciente de las demandas de los sectores mayoritarios.


Luego de una serie de proyectos de integración de TICs en las escuelas impulsados al calor de las reformas educativas de los ‘90 (Enlaces, Proinfo, Costa Rica, etc.), hacia mediados de la presente década –y una vez superada las crisis de 1998-2002- el proyecto OLPC fue el primero en aparecer para condensar un nuevo modelo de política estatal en la materia, que se expresa en iniciativas 1:1 como el Plan Ceibal en Uruguay, el plan Conectar Igualdad en Argentina y las iniciativas en provincias como La Rioja, San Luis, Río Negro, Ciudad de Buenos Aires, etc.


Este nuevo "modelo" de política se caracteriza por su vínculo bastante directo con las necesidades político-electorales de los Poderes Ejecutivos -procurando soldar a fuego la idea de que cada niño o adolescente es "dueño de su máquina"-  y por el intento de realizar saltos rápidos en los procesos de integración de TICs en los sistemas educativos.  De este modo, estas iniciativas están fuertemente vinculadas con el modo y el ritmo en que los gobiernos abordan e implementan las políticas de redistribución.


Es claro que estas iniciativas implican un avance importante en materia de disminución de la brecha digital y plantean un escenario inédito y desafiante a la tarea de los educadores y de las escuelas. No obstante –y a riesgo de convocar al conocido Perogrullo- es importante señalar que la distribución de computadoras sólo es un paso en un proceso abierto, complejo y crecientemente exigente en recursos y capacidades. 


En cierto modo, parece claro que estos proyectos "funcionan" en la medida en que las máquinas son distribuidas, asignadas a todos los niños o adolescentes y que éstos puedan conectarse a Internet.  Pero está menos claro lo que pasa o debe pasar el día después.


¿En qué medida se están asignando recursos, atención y energía intelectual para construir las capacidades estatales e institucionales (pedagógicas y de gestión)  para que estos dispositivos sean piezas útiles para producir más y mejor educación? ¿En qué medida estas políticas tienden a promover ensamblajes más ricos y valiosos en materia de enseñanza y de aprendizaje? ¿O solamente estaremos incrementando por esta vía el tiempo-pantalla, el consumo infocomunicacional de los sectores menos favorecidos de la sociedad sin mover significativamente el amperímetro del acceso al dominio (siempre costoso, difícil y reacio a los milagros) de conocimientos, disciplinas y prácticas que "hagan diferencia" en términos educativos?   

  

Quizás alguien diga que es demasiado pedir preguntarse por el día después; que es suficiente con que las máquinas se distribuyan, funcionen y puedan conectarse. Pero el día después llega y luego un día sucederá a otro. Ojalá ese momento encuentre a los ministerios, a las escuelas y a los docentes mejor equipados -ya no solamente con laptops, netbooks o e-books- sino de sistemas de orientación (conocimientos, creencias, expectativas) y de acción (proyectos, normas, reglas) compartidos, para que estas iniciativas ayuden a construir las "sociedades" que son imprescindibles para educar. En la forma en que se piensen y se construyan esas políticas, en el modo en que los responsables políticos, intelectuales y técnicos de los ministerios y de las organizaciones participantes  sepan prever, interpretar y reaccionar ante las señales y los ruidos que volverán como respuesta a esta gran ola, estará la clave de todo este proceso.


 


Autor

(*) MARIANO PALAMIDESSI es Doctor en Educación (Universidad Federal do Rio Grande do Sul, 2001), Licenciado en Ciencias de la Educación (Universidad de Buenos Aires, 1991) y Profesor para la Enseñanza Primaria (1987).

En la actualidad se desempeña como Coordinador del Curso Regional de Formulación y Planificación de Políticas Educativas del IIPE-UNESCO Buenos Aires. También se desempeña como Profesor del Doctorado en Ciencias Sociales de la FLACSO Argentina

Entre otras actividades, ha sido Coordinador Académico de la Maestría en Educación de la Universidad de San Andrés (2005-2008), Coordinador del postgrado en Educación y Nuevas Tecnologías (FLACSO-Argentina, 2004-2005), Director de la Unidad de Investigaciones Educativas (Ministerio de Educación de la Nación, 2000-2001) y Coordinador de la Universidad Virtual de Quilmes (1998-1999). Ha sido profesor de la Universidad de Buenos Aires y la Universidad de Quilmes.

Sus temas de trabajo se vinculan con los vínculos entre la producción y el uso de conocimientos en educación, la política y sociología del curriculum y la introducción de las tecnologías de la información y la comunicación en la educación.

Ha publicado "Educación, conocimiento y política. Argentina 1983-2003" (Manantial, 2008) "La escuela de masas en la sociedad de redes: Una introducción a las tecnologías de la información y la comunicación en educación" (FCE, 2006), "Programación de la enseñanza en la universidad" (UNGS, 2001) y "El ABC de la tarea docente" (Aique, 1998), además de diversos artículos y capítulos en libros.


Fuente

http://www.puntogov.com



No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis Blogs

Google+