miércoles, 5 de junio de 2013

Aprendizaje cooperativo

Cada comunidad debería definir con claridad qué escuela pretende, y la sanluiseña, no es una excepción ¿Cómo debería ser el manejo del aula? ¿De qué manera se adquieren los conocimientos científicos? ¿Es un trabajo individual, o colectivo? Entonces ¿Queremos que nuestros alumnos aprendan en forma cooperativa, o compitan bajo una cierta meritocracia?



Como estrategia de manejo del aula, puede ser utilizada en todas las áreas académicas, pero implica que los equipos de maestros preparen sus clases de forma diferente. El aprendizaje cooperativo hace uso didáctico de grupos reducidos o subgrupos en donde los alumnos trabajan en conjunto para maximizar su propio aprendizaje y el de los demás. Este método contrasta con el aprendizaje competitivo, en el que cada alumno trabaja en contra de los demás, para alcanzar objetivos escolares propios como la obtención de una buena calificación que solo uno o algunos pueden obtener; y con el aprendizaje individualista, en el que los estudiantes trabajan por su cuenta, para lograr metas de aprendizaje desvinculadas de las de los demás alumnos. David Johnson, Roger Johnson y Edythe Holubec mencionan cinco elementos para que la cooperación funcione:

La interdependencia positiva: tarea clara, tener clara la idea de que se hunden juntos o que salen a flote juntos; cada miembro del grupo tiene una función y una tarea, cuyo cumplimiento es fundamental para alcanzar el objetivo de la actividad.


Responsabilidad individual y grupal: el grupo debe asumir la responsabilidad de alcanzar sus objetivos y cada miembro será responsable de cumplir con la parte del trabajo que le corresponda.


Interacción estimuladora: los alumnos deben realizar juntos una labor en la que cada uno es importante y en la que todos experimentan bienestar.


Prácticas interpersonales e intergrupales imprescindibles: ejercer la dirección, tomar decisiones, crear un clima de confianza, comunicarse, manejar los conflictos.


Evaluación grupal: los miembros de un grupo analizan en qué medida están alcanzando sus metas y manteniendo relaciones de trabajo eficaces. Los miembros deben determinar qué acciones de sus miembros son positivas o negativas, y tomar decisiones acerca de cuáles conductas conservar o modificar.





Extraído de
Sentimientos y actitudes en la escuela
Gloria I. Rodríguez
En
EDUCACIÓN, VALORES Y CIUDADANÍA
Bernardo Toro y Alicia Tallone
Coordinadores


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis Blogs

Google+