lunes, 21 de julio de 2014

Transmisión y difusión de la información en la sociedad mediática

Estamos en medio de una ola de grandes cambios, en lo referente a las oportunidades de conseguir información, en todo el mundo, y más aún en comunidades como la Sanluiseña. Hasta hace poco sólo se disponía de un par de canales de TV de aire, de radios AM, telefonía mediada por operadora, algunos pocos libros, y en la actualidad tenemos enorme cantidad de datos, presentados en diversos formatos ¿Estamos preparados para recibirlos? ¿De qué manera esto nos puede ayudar a construir una sociedad mejor? ¿Cómo integrarnos a esta cultura digital?



Las diferentes formas de transmisión de la información constituyen una cuestión importante, que se engloba dentro de la realización de un trabajo de investigación y revisión bibliográfica, sin embargo la emisión de un juicio medianamente anárquico y desligado de cualquier prejuicio social o político supone una tarea difícil y laboriosa. La transmisión de información en la era digital se realiza a través de diferentes medios y no se encuentra desligada de la ideología política que cada canal informativo muestra o posee, a esta cuestión hemos de añadir el valor y realidad de la información, aspectos que desde siempre han preocupado e interesado. La cantidad y rapidez con que la información se genera y distribuye provoca la necesidad de que el receptor se encuentre formado, si quiere ser más o menos selectivo con aquello que le interesa; la formación del criterio propio preocupa cada vez más, y conforme avanza el tiempo su alcance se presenta más difícil.


La falsa inmediatez, o la falta de perspectiva histórica nos recuerdan que estamos viviendo en la era de la cultura digital, lo que provoca la necesidad de saber cuál es el verdadero significado de este concepto y a qué alude concretamente. Estos y otros interrogantes relacionados con ellos podrán responderse sin mayor dificultad dentro de un tiempo, la proximidad con la que se desarrollan los hechos dificulta o, en ocasiones, impide que emitamos juicios realistas y certeros. La fascinación de las nuevas tecnologías y el interés por conocer multitud de pantallas y formas de comunicarnos provocan que el sujeto vea menguadas sus capacidades, e incluso asista a un proceso en el cual se atrofie.


Los recientes y múltiples medios de comunicación generan una cierta dependencia social llegando a determinar el comportamiento y respuesta del sujeto y la masiva difusión de la información transmitida por canales tecnológicos y digitales, esto no debe desbordarnos; tampoco lo ha de hacer la que utiliza formatos tradicionales que, en ocasiones, parecen haber quedado relegados a un pasado relativamente reciente, y si cabe inmediato. Entre los tradicionales destacamos la prensa en formato papel o la radio, medios de comunicación que actualmente y debido a la introducción masiva de las nuevas tecnologías están viéndose relegadas por las nuevas pantallas, tales como: televisión, teléfonos móviles u otros más recientes como tablets, iphone o ebook, entre otros. En la sociedad red destacan aquellos medios que permiten el acceso a internet y que, de algún modo, proporcionan comunicación inmediata de forma interactiva: el valor de la inmediatez impera hoy día en nuestras vidas, la sociedad según señala Gozálvez Pérez  

alberga nuevas formas de socialización y de relación virtual: la Red se ofrece como oportunidad para el aprendizaje y como resorte para una socialización complementaria, en la construcción de lo que podríamos llamar ciudadanía digital.


La situación tecnológico-digital a la que asistimos provoca el desarrollo de las relaciones interindividuales de modo diferente al conocido hasta la actualidad, su introducción y consecuente implantación conduce al desarrollo de nuevas formas de interacción de la ciudadanía y, por otra, supone la intromisión de los nuevos medios provocando la existencia de una brecha entre aquellos que pueden o tienen acceso a estos y los que no; contribuye, por una parte, a la conformación de la denominada ciudadanía digital que puede comunicarse a millones de kilómetros y ahonda, por otra, en las diferencias establecidas entre los que tienen y los que no. En este punto el concepto de ciudadanía entendido como lo planteábamos puede verse desprovisto de argumentos en tanto que, no podemos señalar, al menos por el momento, que la ciudadanía digital evolucione de igual modo en todos los lugares del planeta; por otra parte, tampoco estaríamos asistiendo a un proceso de convivencia entre iguales puesto que, desde el momento en el que unos tiene acceso a los medios digitales y otros no, se rompe o trunca de algún modo esta pretensión y se acrecienta la brecha social y digital tanto a nivel geográfico como económico o cultural.


Tanto la diversidad de culturas presentes en un mismo espacio como la multitud de medios, existentes deben ir integrándose en la actual sociedad de forma paulatina y constante, del modo más equitativo posible.



Extraído de
La educación ante las nuevas miradas: Competencia comunicativa y actitud crítica de la ciudadanía mediática.
Revista Iberoamericana de Educación
n.º 59/4 – 15/08/12
Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI-CAEU)

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis Blogs

Google+